21/1/2013

DJANGO, LATIGO, FUSTA Y VALENTINO


Mi intención inicial era ver “Amor”, la película de Haneke, pero después de leer un poco sobre la misma y enterarme que la historia gira en torno a la enfermedad, la vejez, el deterioro físico y la muerte, mis mayores fobias de este mundo, decidí ver “DJANGO” de Tarantino… aunque los western, nunca me han interesado. Pero el universo de Quentin si. Todos los actores están soberbios, pero me pongo de rodillas ante Christoph Waltz, que ya en “Malditos Bastardos” me impresionó y maravilló enormemente. La interpretación y la caracterización de Samuel L. Jackson también son gloriosas.
Como siempre, en el cine de Tarantino sobra un poquito de sangre, (pero ese es el eterno debate). Yo no soy nada partidario de la violencia cinematográfica, pero admito que en determinadas escenas de Tarantino, no puedo evitar sentirme identificado con su sentido de la justicia y la venganza. Ese momento en el que Django coge el látigo y azota ferozmente a un torturador de esclavos, es genuino… Si hiciéramos lo mismo con todos los políticos corruptos que tenemos en este país, las cosas serian muy distintas, pero parece ser que aquí solo tenemos voluntad para indignarnos, pero no para coger una buena fusta. Por cierto menos mal que el papel del Django finalmente no se lo dieron a Will Smith (actor que me horroriza).

 De las colecciones de moda masculina que se han presentado en estos días, especialmente me ha gustado mucho la de Prada, aunque nada los modelos que la lucían, me pregunto si Miuccia puso como condición imprescindible para formar parte del casting, estar enganchado al crack… Mucho más saludables se veía a los muchachos del desfile de Valentino, otra de las colecciones que me ha encantado.