25/10/2012

JEAN PAUL GAULTIER (De la calle a las estrellas)

“Junto con Yves Saint Laurent, Gaultier es el único que hace arte de verdad por su forma de combinar  los tejidos y las prendas: es un arte en estado puro absolutamente propio”. (Andy Warhol)
Para alguien como yo que sigue  fielmente cada una de las colecciones de moda de J.P. Gaultier desde 1988, entrar en la Fundación Mapfre de Madrid y ver la exposición del modisto, “Universo de la moda: De la calle a las estrellas”, supone encontrarse de frente y en todo su esplendor  con 124 modelos vistos en su mayoría  en distintas fotografías, videos y películas. Recuerdo perfectamente el momento de la entrega de premios Internacional Rock Awards en Nueva York en 1989, cuando la diosa  Grace Jones hizo acto de presencia con el impresionante “vestido-corsé estilo jaula”… quien me iba a decir  en ese instante que 23 años después lo tendría a menos de 5 cm de mi nariz, y que lo podría incluso tocar,  aunque en un tejido diferente.  Al igual que los distintos corses utilizados por Madonna, y otros modelones lucidos por diferentes celebritis.
Además del paraíso visual que supone encontrarse rodeado por esta obra, es muy importante resaltar lo bien planteada  y la excelente organización de la misma. Me hubiese gustado ver más diseños de los creados para el cine, en especial para las películas, “El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante” y  “El quinto elemento”, pero es tan grande el universo creativo de Gaultier, que supongo será muy difícil abarcarlo todo… ¿Se le puede poner alguna pega a esta maravillosa retrospectiva?... Si, a pesar de ser un incondicional y fan fatal de su costura, no he podido dejar de sentir cierta decepción  ante el famoso “vestido sirena de satén rosa té, con exvoto de abanicos”, pese a sus 1285 horas de trabajo, el vestido que tanto me impresionó en su día en fotografía, me ha dejado un tanto confuso, en concreto por la calidad del satén utilizado para su elaboración. Algo parecido  me ha sucedido también  al tocar el tul de algunos vestidos y comprobar su calidad. Pero esto solo es una mínima anécdota, en comparación con la sobredosis de buen hacer que se puede observar en la gran mayoría de modelos. La parte “Punk Can” de la exposición es tan alucinante que aseguro que sentí cierto mareo ante algunas piezas, como el impresionante “corsé de seda de aspecto vaquero con cola”… Si el paraíso existe, desde luego tiene que ser muy parecido a los metros de suelo que acogen esta impagable exhibición. God Save Gaultier!!

10/10/2012

BLOGGERS Y MODA


Toutes mes félicitations à Hedi Slimane qui a su réinterprété brillamment tous les codes Saint Laurent pour son premier défilé! Bravo!”.  
Este tuit lo escribió Jean Pul Gaultier un día después del debut de  Slimane como diseñador de YSL, ahora Saint Laurent simplemente. Este desfile no solo ha sido el más concurrido y esperado de la pasada semana de la moda de Paris, también el más comentado y criticado en las redes sociales. No hay duda que si hay un sector donde los bloggers campan a sus anchas  y se reproducen como setas, es en la moda. Cientos y miles de seres que opinan con mejor o peor criterio, sobre lo que acontece dentro y fuera de las pasarelas. Personalmente en el caso de Saint Laurent o de cualquier firma internacional, las criticas que los bloggers puedan hacer, no me preocupan, ya que en el 99% de los casos es publicidad beneficiosa para la firma en cuestión, tanto si hablan en positivo como en negativo. Pero es dentro del debilitado y moribundo sector español donde, si me molesta y algunas veces me irrita la ligereza con la que algunos hablan descontroladamente y sin tener ni la más remota  idea del trabajo que supone realizar una colección de moda. Estos personajes deberían ser encerrados durante seis meses dentro de un taller para que vieran día a día cual es el proceso de  creación de un muestrario… Los diferentes problemas que ocasionan  los tejidos, las numerosas horas de trabajo que hay detrás del patronaje y la confección de una prenda, incluso la desdicha que supone la plancha para algunas telas.  El estrés que supone las diferentes pruebas de vestuario, la locura que puede ocasionar el no encontrar una fornitura adecuada para un vestido, las interminables horas que muchas veces hay que invertir en cuadrar escandallos… Si además hay que preparar un desfile o una sesión de fotografías el delirio puede ser incluso enfermizo.
Pero Jenny, la aburrida y frustrada bloggera, que se pasa el día encerrada en su habitación delante del ordenador y escribiendo wassap frenéticamente, haciendo únicamente vida social en la red, y con aspiraciones a ser la nueva Suzy Menkes o Eugenia de la Torriente, sin la más mínima idea de lo que supone el trabajo antes mencionado, disecciona sin el menor escrúpulo y conocimiento  el trabajo que durante meses ha realizado un equipo de personas. Y claro, si tu formas parte de ese equipo, y lees las tonterías que escribe la nueva esperanza  del periodismo, solo puedes desearle a Jenny que la noche menos pensada el techo de su habitación se desplome sobre ella.